Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

jueves, 8 de diciembre de 2016

te ruego que me perdones


"eres la antítesis de la nada" 
(Elvira Sastre)


voy a intentar anticiparme
y dejar esta disculpa por escrito
antes de que emprendas la huida:
lo siento
no sé dejar la bandera a media asta
mi daltonismo me impide ver el gris
y nunca supe controlar mis mareas
lo siento
conmigo es todo o nada
y tú ya eres la dueña de mis días
(y sobre todo de mis noches)

pero no toda la culpa es mía
tú llegaste
conquistando horizontes
sanando heridas que no conocías
subiendo la música
cambiando mis anclas por alas
transformando en oro todo cuanto tocabas
y haciendo de este lugar
un hogar donde refugiarse

cada vez que mi boca
formula una pregunta
tus ojos tienen todas las respuestas
y entiéndeme,
así es muy difícil no mirarte
cada vez que mis ojos
se pierden en la oscuridad
tu boca sabe donde encontrarme
y entiéndeme,
así es muy difícil no besarte

me preguntas
que por qué siempre sonrío
que si nunca me pongo seria
y,  como dice Irene, pienso que sí
que a veces sí estoy triste
tan triste que no podrías soportarlo
tan triste que el frío se instala en mis venas
y no me deja dormir
tan triste que me creo diminuta
en un mundo de gigantes
tan triste que tirito y tiemblo
y ningunas manos son lo suficientemente grandes
para abarcar mis miedos
así que,
por favor,
no me dejes
          dejar de sonreír

no te buscaba,
pero me has salido al paso
no te buscaba
pero llevo escribiéndote toda la vida
hablaba de tus costillas
sin saber tu nombre
me enredaba en tu pelo
sin preguntar quién eras
y ahora que te he encontrado
sólo quiero columpiarme en tus lunares
y librarte de todas tus cadenas

ahora que te he encontrado
he de admitir
que te mereces muchos más poemas
de los que te escribí

lo siento,
no sólo eres dueña de mis días
y de mis noches
sino también de toda la poesía
que estas manos sepan darte

perdóname
por intentar hacer una eternidad
de la efímera infinitud de tu risa
y de tu sonrisa,
un arte




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.