Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

miércoles, 2 de diciembre de 2015

How can you look at me as if I was just another one of your deals?

No me cosí tan bien como creía,
y tú me rompiste tan bien como sabía que harías

Me diste la vuelta y del revés 
te miré
fijo, 
fijo en el centro de las pupilas
te besé lento,
rápido y entre risas
con vergüenza
y también como si no nos viera nadie
delante de todo el mundo

Pero todo cayó en picado:
me diste alas sin enseñarme a volar.
No supe,
no quise volar contigo.
Te vi alzarte y perderte
en los cielos de otras bocas
en las nubes de otras piernas
para más tarde regresar

Y como cualquier infeliz,
te abrí la puerta 
casi con una sonrisa
porque soy la primera que no daría
un sólo duro por mí 
y creí que aquella jaula
era hogar
era donde debía estar
que aquellas alas
no eran mías 
y por ello las debía cortar

Seré justa,
tú siempre me animaste a saltar
a viajar lejos y descubrir
otras pupilas, otros labios,
otras formas de bailar

Seré justa,
estas flores nunca llevaron tu nombre
estas palabras nunca las firmaste
este amor nunca lo prometiste

pero joder,

a ella también la miraste
fijo,
fijo en el centro de las pupilas
y la besaste lento,
rápido y entre risas
y también como si no os viera nadie
delante de todo el mundo




(Los puntos de sutura saltaron. Las plumas comenzaron a brotar) 

7 comentarios:

  1. A veces, volver a abrir la puerta nos ayuda a curar, y otras nos infecta... Pero nadie puede culparnos por tener la ilusión, la esperanza y la bondad de dar otra oportunidad. Qué sería del mundo sin la gente que sabe perdonar.

    Hacía demasiado que no te leía, ¡y no me quiero ir! No me dejes volver a desaparecer así, querida.
    Yaiza.

    ResponderEliminar
  2. Mierda, Daw, cuánto te echaba de menos. Espero que tu desaparición no tuviera demasiado que ver con el protagonista del texto.
    Un beso,
    María

    ResponderEliminar
  3. Hay puertas que es mejor cerrar pero cuesta tanto entenderlo... Me has movido los cimientos.
    Vuelve pronto!!

    http://bailandoenlacornisadelpiso23.blogspot.com.es/?m=1

    ResponderEliminar
  4. Hay puertas que es mejor cerrar pero cuesta tanto entenderlo... Me has movido los cimientos.
    Vuelve pronto!!

    http://bailandoenlacornisadelpiso23.blogspot.com.es/?m=1

    ResponderEliminar
  5. Nunca fue tuyo y nunca lo será... un polifórmico amor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tuviste tus alas... nunca te las dio... te enseñó a volar, pero ya sabías.

      Eliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.