Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

viernes, 15 de mayo de 2015

1789

Ella estaba loca
No sé si por mí,
pero lo estaba
Lo sabía por cómo hablaba
de su película preferida
por cómo cantaba
y bailaba
“la mejor canción del mundo,
tienes que escucharla”
acto seguido me perdía
en los vaivenes de su falda
y le decía
“esta canción no me gusta”
sólo para que me dijera
“para gustos, colores”
y poder decirle
que ella era mi color favorito

Estaba loca por la vida,
se moría de ganas de vivir.
Vivía a mil revoluciones por segundo,
y yo,
que me creía el mejor manifestante
reivindicaba su sonrisa
y habría llevado
sus besos por bandera
a todos los confines del mundo

Estaba loca,
y con aquellas maneras
quería volverme loco a mí 
y os juro que la quise
y os juro que me quiso
quizás a medias
quizás no siempre
pero siempre queriendo acabar el uno con el otro
sin querer acabarnos del todo

En sus ojos estaba
el mar que le faltaba a París
su cuello lo recorrí
tantas veces
como las calles de Montmartre

Pero toda revolución comienza con una chispa
y un día, comenzó a llover

Sé que le fallé
sé que no estuve cuando
sus lágrimas se confundían
con gotas de lluvia
y todas hacían carreras por tocar sus labios
(que un día fueron míos)

Sé que dejó de poner su canción
de morirse de vida
de manifestarse contra el sistema
para empezar a hacerlo contra mí

Cariño,
ambos éramos fuego
tú encendías mis cigarrillos
y yo incendiaba tus barricadas
no necesitábamos más que pólvora
mi boca
y tu boca
mis manos
y tus manos


era inevitable que un día
estallara la tormenta 
y acabáramos por mojarnos



(1789 no lo viví
y esto,
 tampoco)

6 comentarios:

  1. ¡Precioso poema! He imaginado un baile y una preciosa chica de ojos azules que baila mientras el chico la mira embobado.
    Me ha encantado :3

    ibeatforlove.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Un placer conocerte, poder contar contigo, planear cosas.

    Un placer leerte.

    Hasta que lo vivamos, sigue soñando.
    Y que nos llueva, y bailemos.

    Lutz

    ResponderEliminar
  3. Precioso.
    Es increíble como tanta intensidad puede acabar por destruirnos por mucho que nos queramos.
    Un besi

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que te leo me parece increíble lo bonito y lleno de vida que puede llegar a ser un texto.
    Precioso, en serio. :) xx

    ResponderEliminar
  5. Ella estaba loca y acabó volviéndolo loco...
    El amor en sí.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.