Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Bala número 13.

Ya estoy cansada
de los golpes de mala suerte
de echar de menos lo que cualquiera echaría de más
de tenerte y no tenerte
de ser yo y tu ego

De no saber qué decirte
cómo susurrarte
cómo maquillarte ese te quiero
que me salió en la punta de la nariz,
cómo seguir aceptando un hasta luego
que suena tanto a no volveré

Quizás necesitemos
abrir un poco las ventanas
sacudir las telarañas
y empezar a andar por los cables
y los andenes donde el tren
está a punto de llegar
(no sea que lo perdamos)

Pero esta vez veo luz
al final de este túnel
que son mis ojos
veo flores en estos vértices
que son mis rodillas
veo verdad en esta melodía
que es mi risa

Quizás sea mejor
dejarlo todo para ayer
cerrar las ventanas
enredarse en las telarañas
y electrocutarnos
y suicidarnos en las vías
con otras personas
que no sean tan yo
que no sean tan tú
y que nunca,
nunca,
sean nosotros.


4 comentarios:

  1. "Ya estoy cansada de los golpes de mala suerte, de echar de menos lo que cualquiera echaría de más"
    Es precioso el texto pero en esa parte me he sentido muy identificada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tienes una manera especial de ponerme los pelos de punta, de desarmar a quien te lee. Sencillamente, es perfecto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.