Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

jueves, 26 de septiembre de 2013

Los días no vividos.

26 de septiembre. Parece un buen día para abrir el cajón derecho de la mesita de noche y sacar esa caja de cartón morada, pintada de recuerdos, atada con la duda de si seré lo suficientemente fuerte como para enfrentarme a ellos de nuevo. Sí, es un buen momento. Ahora que ya anochece y la ciudad parece entristecerse conmigo, me atrevo a abrir mi propia caja de Pandora. Y ahí están.

La cinta de cassette con una recopilación de rock de los 80. Aún recuerdo todas las canciones y el orden en el que aparecerían si la hiciera sonar, pero me falta valor para darle al play. Quizás prefiera saber que la última vez que la escuché fue en la alfombra de tu habitación, mientras tú tocabas la guitarra al compás.

La entrada de aquel concierto de John Boy, donde nos dimos nuestro primer beso. Nos dejamos la piel en las primeras filas, saltando, bailando, enloqueciendo. Siendo felices como quizá nunca lo habíamos sido. Los altavoces dejándonos sordos, las luces dejándonos ciegos. Chicas de labios rojos y chavales con barba de tres días, todos cantando como un himno las letras del telépata de Dublín.

El recibo de una Coca-Cola y palomitas, para acompañar aquella película francesa de la que nunca habías oído hablar. Te sorprendió que me gustaran ese tipo de películas, a mí me sorprendió que te sorprendiera. Más tarde te quejaste de que hubiera recitado todos y cada uno de los diálogos, puesto que me los sabía de memoria, y lo llamaste obsesión. Quizá tuvieras razón.

Una fotografía hecha con Polaroid de aquel invierno tan frío, de mi abrigo por encima de las manos, de los trenes rumbo a nosédónde. Donde haga más frío todavía, donde seamos un par de extraños con una cámara y demasiadas ilusiones en la cabeza. Donde todo el pasado quede atrás y el futuro demasiado lejano como para poder verlo a simple vista. Donde el presente sea tan sólo nuestro.

Y, por último, los miles de poemas que te escribí. Muy pocos fueron los que leíste. Me decías que leerme era como ver mi alma codificada en palabras, como un café caliente al lado del fuego cuando nieva, como una fotografía en blanco y negro, como aquella película francesa, como las luces de una ciudad desconocida de noche. Como entrar dentro de mi cabeza por unos instantes. Te maravillaste ante la posibilidad de convertir algo en eterno a base de palabras.

Y aquí están, todo sigue aquí. La cinta de cassette, la entrada del concierto, el recibo, la foto, los poemas.

Lo único que no ha sido (ni es) eterno, somos nosotros.








15 comentarios:

  1. Me ha encantado el texto.
    A veces creo que no es bueno vivir de los recuerdos, pero la verdad es que es necesario acudir a ellos de vez en cuando. Pero sólo para saber que podemos seguir, no para quedarnos.
    Sabes? Has provocado una sensación de vacío, de querer más muy profunda. Me ha encantado sinceramente.

    ResponderEliminar
  2. Daw, no me hagas esto que no sé qué decir. Normalmente está muy visto leer este tipo de cosas pero es que tienes algo que lo hace especial y ay, joder. No sé si todo esto es simple imaginación o estabas bastante inspirada, pero ya te dije en las últimas entradas que me recordaban cosas, pues bien, solo faltaba leer 26 de septiembre. Que si hubiera sido 25 habría dado en el clavo. No sé si me explico, quiero decirte que tus textos tienen algo que siempre me llega y con lo que me identifico.
    Muchos besos preciosa<3

    ResponderEliminar
  3. (LO PRIMERO TENGO QUE FANGIRLEAR CON UNA CINTA DE PINK FLOYD Y OTRA DE THE SMITHS OMG ASGDSGYFGUSGF)
    Daw, me matas con tus textos tío. Y esto no puede ser. Porque cada vez me gusta mas y asdfrgty. Estoy con Julia, tus textos siempre llegan, de una forma especial. Y... No sé. Los recuerdos cuando se encuentran y se reviven, siempre duelen, doy fe de ello.
    Lo que más me ha gustado ha sido tu el último párrafo, el de los poemas, el de hacer momentos eternos solo con un par de palabras que alguien inspira. En serio. Ha sido.. Alucinante.
    Sigue así.
    Te admira,
    Lau.

    ResponderEliminar
  4. Ai, ai, ai. De verdad que ha sido de genial. De verdad que sería genial una caja en el cajón de la mesilla llena de recuerdos- y más genial aún si elloos fueran eternos. Me he sentido identificada, y eso de los recuerdos, de lo que duelen ... ai. Me ha encanctado. Espero leerte pronto, un besazo <3

    ResponderEliminar
  5. Lo peor es eso, que se queden los recuerdos pero ya no con quien compartirlos.
    ¡Genial! Como siempre :)
    Espero verte publicando más eh... ¬¬

    un beso enorme!

    ResponderEliminar
  6. No sé ni por dónde empezar, ni qué decir.
    Me has dejado muda.
    Supongo porque esto de los conciertos de los 80' las entradas de cine, las polaroid y los cassetes, van conmigo y me describen.
    Supongo que.. Ésta es la historia que hubiera deseado (y deseo) vivir.
    Destacaría con un subrayador amarillo fluorescente todas y cada una de las palabras que están aquí escritas, pero creo que me quedaría sin tinta.. Pero tengo que destacar una parte en especial, que ha hecho ver, cuánto deseo viajar y descubrir.
    "Donde haga más frío, donde seamos un par de extraños con una cámara y demasiadas ilusiones en la cabeza."

    Te quiere,
    Mir.

    ResponderEliminar
  7. Me ah gustado mucho la entrada, es un blog realmente precioso eres una escritora exelente. yo por mi parte guardo mis recuerdos en una cajita escondida debajo de mi cama ♥

    http://eldiariodedanielamay.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  8. ¿Ytras leer semejante entrada quien puede articular palabra siquiera? Supongo que a veces si que somos eternos, simplemente que no como en un principio pensamos

    ResponderEliminar
  9. Debemos ser lo suficientemente fuertes para no hacer eternos los recuerdos de alguien que fue temporal. Unas cosas vienen y otras se van y sin duda, hay cajas que es mejor que permanezcan cerradas. (Asumir esto duele y a la vez reconforta). Solo soy otra de cientos de millones que se limitó a guardarlo todo en una caja de cartón esperando poder olvidarlo. Y aquí sigo. Recordando. Y ahí sigue la caja. Cerrada. Y ahí seguirá, porque no tengo cojones, ni puedo ni quiero, de abrirla. Limitémonos a ser felices.
    Rayos de sol que apuntan directamente al corazón en http://hazbrillaratusonrisa.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar
  10. Holahola, quería decirte que te he nominado para los premios Liebster Award, si no sabes lo que son las bases están en mi blog: www.smilinglikemarley.blogspot.com
    En breve subiré la entrada publicando que tú blog junto a diez más, desde mi punto de vista son los que se merecían este premio.

    ResponderEliminar
  11. ¡Madre mía! No sé por dónde empezar, Daw, me tienes en una situación de sobreexcitación que puede que de repente alguna palabra aparezca con las letras desordenadas, y nada tendría que ver con la dislexia.

    Primero, como te imaginarás, quiero hacer referencia a la maravillosa mención de John Boy. ¿En serio? Eso no me lo esperaba, y está perfecto. "Mirada universal de alcance personal, me hipnotizó por fin con su verso letal".

    Por otro lado, el resto del texto es en sí una maravilla, porque a veces los temas pueden parecer similares, pero siempre siempre consigues transmitirme. Y ay, cómo te adoro cuando haces que me involucre tanto en tus textos. Pero también quiero destacar el final, la parte de los poemas, de convertir algo en eterno, y, por supuesto, las frases finales, tan sentenciales como siempre, tan irrebatibles.

    Tu talento, ahora, también es eterno, y gracias por ello.

    Yaiza,
    una más del club de fans John Boy.

    ResponderEliminar
  12. Qué bonito escribes, qué bien se te da ponerme los pelos de punta, querida.
    No sé que decirte, estoy sin palabras, has conseguido trasladarme a una situación de nostalgia tremenda por los momentos que he vivido con cierta persona, y eso, no lo hace cualquiera.
    Me alegra muchísimo poder leer a gente tan grande (y que llegará tan lejos) como tú, como Yaiza, como Sab y Mir. Sois grandes, sois mágicas y eso, que os quiero por darme tanto solo en palabras.

    Un besazo http://suspirosenblancoynegro.blogspot.com.es/2013/09/sabes-eso-de-que-una-mirada-vale-mas.html
    Clau.

    ResponderEliminar
  13. Ay, Daw, cuánto tiempo hacía que no me pasaba por aquí (en realidad también hacía mucho tiempo que no me pasaba por blogger en general). Me encanta volver y ver que sigues escribiendo tan bien, yo diría que incluso mejor, que antes de marcharme. No sé ni por dónde empezar... me ha encantado la entrada, los recuerdos, armas mortíferas, ¿eh? Mejor aprovechamos el momento para no arrepentirnos después demasiado... La historia es preciosa, momentos perfectos, ojalá yo viva algún día una historia así y tales momentos.
    Me encantas tú y tu forma de escribir.

    Un besito,
    Ana.

    ResponderEliminar
  14. Holaaaaa, muy buenas tardes Daw.

    Aquí estoy. He caído de pura casualidad en tu página, estaba buscando algún blog que me aportase algo interesante y consiguiese distraerme del estrés, y el tuyo lo ha conseguido. Me ha servido para pasar media horita de relax y olvidar un poco el estrés de la búsqueda de trabajo (qué te voy a decir... La crisis es muy mala, suerte que puedo decir que soy redactora de artículos para una empresa y, quieras o no, algo es algo, aunque no sea remunerado y únicamente me paguen por artículos escritos).
    Estoy convencida de que seguiré visitando de forma asidua tu página, ya que me está aportando un punto de vista diferente que luego quizás pueda visualizar en mi blog. ¡Todo lo bueno bienvenido sea a mi mente! Me encanta aprender algo nuevo, y tú lo has conseguido, me has enseñado una nueva lección sin necesidad de explicármela. Gracias por compartir tu mente con todos nosotros, y enhorabuena por tu trabajo realizado en la red. Aquí tienes a una bloggera para lo que necesites; me gusta ayudar y compartir webs amigas.

    Antes de marcharme brevemente, si me lo permites, me encantaría compartir contigo mi web de literatura personal optimista "Positiva Dimensión" y de "Tomb Raider Spain", puede que te aporten cosas constructivas, puedes acceder a ellas haciendo clic en mi nombre de usuaria, pero aquí te dejo la dirección por si las moscas:
    www.positivadimension.com
    www.tombraiderspain.com

    Espero que sea de tu agrado y que lo disfrutes.

    Un cordial saludo desde el Sur de España, y muchísima suerte en todo lo que hagas.

    M.

    ResponderEliminar
  15. Hola Daw. *que conste que esta entrada la leí nada más la publicaste en twitter jajaja*
    La verdad es que tenía blogger abandonado y, joder, cómo podía echar de menos pasarme por los rincones de gente con tanto talento como tú.

    La verdad es que no sé cuántas veces he leído tu texto. Al final ha ido a parar a mi carpeta de tesoros: es una tontería, pero imprimo todos los textos que me hacen sentir, que me encantan, que me enganchan (desde Bécquer, hasta tus textos, pasando por Niestzche y compañía) y los meto en una carpeta que llevo siempre conmigo y, cuando necesito sentimiento, saco alguno y lo leo. Y al menos, entro en calor - o a lo mejor, me dan escalofríos, todo depende-.

    Bueno, la cosa es que me apetecía ponerte un comentario de verdad diciéndote lo mucho que vales, porque con un tweet no tengo ni para empezar.

    En el fondo, no sé que me alucina más, si tu forma de escribir en sí misma, o las ideas que impregnan tus textos y la claridad con la que eres capaz de expresarlas.

    De verdad que me he metido en tu texto -aunque vaya chorrada, siempre me absorbes- y he sentido la alfombra de la habitación mientras aquel chico tocaba la guitarra, y me ha dolido la garganta de gritar al compás de John Boy. Y, la verdad, es que me ha hecho recordar mi propia caja de Pandora (con su consiguiente estremecimiento).

    Pues eso Daw, que es un placer leerte. Que ahora que estoy a gusto con mi nuevo blog, y con el diseño y todo, pienso andar por aquí muy a menudo. Espero que pronto pueda añadir más textos a mi carpeta.

    Un beso enorme.
    María

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.