Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

martes, 11 de junio de 2013

Perdida, por tu pérdida.

El tiempo se me acaba.
Mira como esta arena resbala entre mis dedos.
La intento atrapar, pero es más escurridiza que ese gato que siempre nos vigilaba desde el tejado.
Ese gato que ha visto, oído. Pero muy a su pesar nunca lo va a poder contar.
Y yo, dime, ¿acaso puedo yo contar contigo?
Aún no es la hora y ya te vas. Dime, ¿de qué huyes?
Todo empieza a recordarme a ese sueño en el que escapo de algo sin lograr escapar, pero a la inversa. Te intento alcanzar sin lograr alcanzarte.
El frío ya me paraliza, justo ahora que los termómetros están más cercanos a estallar. Qué irónico, ¿verdad?
Empiezo a contar estrellas en una noche de luna nueva, y me recuerda a mí. Una luna que sólo quiere pasar desapercibida, desaparecer y dejarle el protagonismo a su millón de vecinas que, en realidad, brillan mucho menos que ella.
¿Quién se fijaría en ellas si al satélite le diera por brillar? Pero qué cobarde es, ella prefiere mirar para otro lado.
Hasta que un día alguien la ve.
Alguien la ve, incluso camuflada en la noche. Incluso mostrando su lado más oscuro. Sí, alguien decide ignorar a los millones de astros visibles a simple vista para ir en su busca.
Empiezo a imaginarme a ese alguien, y no te voy a mentir, ese alguien, es tan como tú.

Tú seguirás con tus sueños.
Yo con los míos.
(Aunque más de una vez hayan sido los mismos). 
Algún día, quizá nos reencontremos. Uno con el corazón más deshilachado que el otro.
Pero ahora, huye de lo que sea que estés huyendo.
Vete, sin vacilar.

Pero no esperes que vuelva a haber luna llena cuando no haya nada que la anime a brillar.





11 comentarios:

  1. Oh, sí, Daw, la segunda en comentar, ¿desde cuando? Espero que esto pase más a menudo, me he propuesto retomar el blog en verano, así que...
    Pero bueno no voy a hablar de mí, sino de este texto, tu también has perdido la rutina de actualizar el blog a menudo, pero vaya, vaya cuando lo utilizas qué cosas escribes.
    Siento que me perdones, te escribo desde el móvil así que no me da para extenderme más, pero espero que entiendas el mensaje: muy bueno, Daw.

    Un beso<3

    ResponderEliminar
  2. A fin de cuentas, la luna no brillaría sin un sol que la refleje.
    Perfecto, como siempre.
    Haces que algo difícil como perder a alguien suene bonito.

    ResponderEliminar
  3. Y es que en verdad, aunque muchos quieran tildarlo de penoso, de falta de personalidad o de dependencia, es mágico y hermoso esa necesidad que toda persona siente de tener cerca a los que quiere para poder ser realmente FELIZ..

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la última parte del texto, tan cierta...

    ResponderEliminar
  5. Prrrrrrr.
    Especial, muy especial :)

    ResponderEliminar
  6. muchas gracias por escribir
    por decir verdades
    por hacerno sentir algo cuando nos sentimos tan vacios
    enamorada me tienes de tu blog
    y me dispongo a seguirte y a leerte porque
    me
    encantas

    http://fearles13.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Dios mío, Daw, tengo la piel de gallina. Eres asombrosa. Te expresas con tanta delicadeza, tus palabras son como susurros, es como si cuando te leo a ti, las palabras me llegaran más adentro, me pincharan el corazón. Es como si... No sé ni cómo describirlo. Pero desde luego, me pregunto por qué he tardado tanto en pasarme por vuestros blogs, y espero que me perdonéis, pero era frustrante leer este tipo de cosas y yo no llenar más de dos líneas. Espero que comprendas, que después de leerte a ti, ¿qué se puede hacer?

    Vive enamorada de tus palabras,
    Yaiza.

    ResponderEliminar
  8. Vaya, bueno.. yo.. yo no sé qué decir.
    Eres tan grande, tus palabras son tan grandes y tan débiles y sensibles a la vez. Que eres capaz de crear una armonía perfecta.

    Y me siento tan identificada con la Luna (Nunca pensé decir esto) intentando pasar desapercibida para que las demás estrellas puedan brillar.
    Y necesito destacar la última frase, que es digna de una estrella como tú.
    "No esperes que vuelva a haber luna llena cuando no haya nada que la anime a brillar"

    Increíble,
    Mir.

    ResponderEliminar
  9. me ENCANTA tu blog, de verdad! Me quedo por aquí y te espero por mi blog!!

    Un achuchon fuerte

    ResponderEliminar
  10. Me encanta pasar el rato entre rincones diferentes, y si al final encuentro un blog como el tuyo, ¡mejor que mejor!
    Me encanta leer cosas tan profundas y que irradian originalidad y trabajo, pues tus palabras tienen tanto cariño como dedicación, así que... Sólo puedo dedicarte una: :)
    PD: me alisto junto a tus seguidores!

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.