Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

martes, 25 de junio de 2013

Aquí te espero.

El callejón de siempre. A la hora de siempre. Pero ya no somos los mismos de siempre. Hoy la Luna nos mira y se aguanta la risa. Y es que míranos, cargados de orgullo hasta las cejas, callando tantas cosas que se podría escribir un libro con lo que nunca nos atrevemos a pronunciar. Yo aún no sé cómo despedirme, tú aún no sabes cómo irte sin dejar rastro. Me temo que nunca podrás. Existen huellas indelebles que no están a simple vista, aunque intentes buscarlas. Aráñame el corazón y las hallarás.
Nunca supiste de mis heridas más allá de la piel, no te voy a pedir ahora que las descubras, tranquilo.
Anda tranquilo.

La Luna se sigue carcajeando a nuestra costa. Y es que míranos, tan precavidos, ¿qué ha sido de nuestras tardes eternas, de nuestras noches infinitas? No me pienso disculpar con el mundo por haberle olvidado entre tus brazos, ni con las miles de carreteras y de ruedas que desgastamos para huir de aquí. No voy a pedirle disculpas a la radio que no dejaba de escupir rock sin descanso, ni tampoco a los cantantes que criticamos y a otros cuantos que alabamos. No voy a pedir disculpas por haber hecho lo que más deseaba en cada momento. No. Aunque quizás debería, no voy a hacerlo.
Porque quizás, disculparse implique arrepentirse. Y arrepentirme de haberte devuelto alguna que otra madrugada las sonrisas, debería considerarse delictivo. No me arrepiento de los mejores momentos, ni tampoco de los peores. No me arrepiento de las discusiones ni de cada minuto que gasté pidiéndote que no te fueras todavía. Ni de aquellos terrones de azúcar que le añadimos a la noche para endulzarla. Tampoco de las películas malas que "vimos", ni de las palomitas por el suelo. Cómo arrepentirme, si fuiste para mí la poesía que me hizo transportarme a otra época. Ahora es cuando vuelvo a la realidad.

El callejón de siempre. A la hora de siempre. Pero nosotros, somos tú y yo. Y, mientras te marchas, me deshojo el corazón, pétalo sí, pétalo no. Volverás, no volverás, volverás. No volverás.

No volverás.

Y ahora dime, ¿qué hago con este puñado de recuerdos que me diste un día sin avisar? ¿Es que acaso ya sabías que algún día los tendría que arrojar al mar? No volverás.

Pero aquí te espero, en el callejón de siempre, a la hora de siempre, mientras trato de olvidar.






16 comentarios:

  1. Jo, que difícil se hace a veces tener que intentar olvidar a alguien, con tantos recuerdos vividos juntos. Que ese callejon aunque sea el de siempre no volverá a ser el mismo si él ya no está.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta ese toque poético del final, esa rima que ninguno nos esperábamos. Qué bien suena, es precioso. También me encanta una cosa que haces a menudo, esa estructura en la que cada párrafo es diferente, simplemente, se siente distinto. No sé si me entenderás, ya sabes que cuando hablamos de sensaciones, cada uno tiene la suya.

    Nunca dejes de escribir (sobre todo en verano ahora que puedo leerte) por el bien de todos tus lectores.

    Te admira, te aprecia y te achucha desde lejos,
    Yaiza.

    ResponderEliminar
  3. Que bien escribes Daw. He podido saborear y sentir cada una de tus palabras. ¡Sigue así de bien!

    ResponderEliminar
  4. siempre habra un rincon que nos recuerde todo lo que un dia fue
    y mas si tenemos la esperanza de que algun dia volvera saludos :)

    ResponderEliminar
  5. Joder Daw, qué alucinante eres.
    Que complicado (o imposible) es a veces olvidar.
    Siempre quedan recuerdos y huellas.
    Estoy con Yaiza, la última frase me ha encantado.
    Gracias por escribir y sigue haciéndolo.
    Te admira,
    Lau.

    ResponderEliminar
  6. Ais Daw, tú lo has dicho a la perfección, los recuerdos vienen sin avisar y los que más queremos olvidar suelen ser los más difíciles. El final ha sido precioso, qué magia.
    No dejes nunca de escribir, preciosa.

    Te quiere,
    Ana.

    ResponderEliminar
  7. No conocía tú blog y me ha enamorado solo de ver la portada *-*
    La verdad es que es un texto hermoso, que transmite mucho sentimiento y la verdad es que es algo triste, pero está tan bien expresado que suena hermoso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Mi pequeña Daw es una escritora 'asdfghjklñ'.
    Mi parte favorita es cuando mencionas que, cuando te disculpas, lo haces porque te arrepientes. Y tienes razón en eso. Porque todo se acabe, no tienes por qué arrepentirte de lo que has vivido antes, de lo feliz que fuiste. Y todos esos recuerdos, van a seguirte siempre.

    Sigue escribiendo así.

    Marta.

    ResponderEliminar
  9. Wow, Daw. Vaya entrada. Es poética toda ella en sí, pero el final es taaaaaaaaan "aw". Es tuya. No sé por qué pero sabría encontrar un texto tuyo entre mil, porque tienes un "noséqué" que destacas.
    Porque apoyo a yaiza, nunca dejes de escribir, por favor. Eres de esos blogs que siempre leeré (y lo hago desde hace casi dos años. Ay, ¿te acuerdas?)
    P.D: De cuantas disculpas y sinceridades habrá sido testigo la Luna.

    Te admiro,
    como la que más,
    S.

    ResponderEliminar
  10. Siento no haberte comentado antes, pero ya sabes, que ayer estuve media tarde intentando recitar este texto (Casi ya me lo sé de memoria hahaha)

    Bueno, al grano, que es genial, que es increíble, que todo lo que escribes es increíble, y últimamente, os veo más poéticas a todas, no sé, será el verano y su chispa, o la adolescencia y esos amores que nos hacen soñar.

    Sigue así, porque quiero leerte por mil años más.

    Te quiere,
    Mir.

    ResponderEliminar
  11. ¡Que texto más bonito! Y a la vez triste.
    Me han entrado ganas hasta de echarme a llorar.

    Cuidate y no dejes nunca de escribir (:

    ResponderEliminar
  12. Olvidar lo que nos hizo felices un día es francamente imposible. Pero gracias a ello somos quien somos. Y quién sabe quién podría entrar de nuevo en nuestras vidas.
    El texto es precioso.

    http://www.diamond-ladies.blogspot.com.es/♥♥

    ResponderEliminar
  13. Todo es posible, excepto olvidar.
    Por desgracia los recuerdos no se borran como las letras de la arena al paso de las olas.
    Y por desgracia, permanecen en la piel.
    Me entusiasma poder volver a leerte. Espero pronto algo nuevo, estoy de vuelta definitivamente.
    Intervalos en el viento desde http://hazbrillaratusonrisa.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar
  14. Holaaa!!
    Me gusta tu blog!! te sigo! espero que me sigas!:)
    Me encantaria que te pasaras por mi blog y me leas a ver si te gusta lo que escribo!
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    Un beso! deja comentario ! ;)

    ResponderEliminar
  15. Y no hay nada que te haga mas valiente, más grande y más persona que admitir, que aunque pudiste equivocarte, te sientes de alguna forma privilegiada por haber vivido lo que has vivido, tanto lo bueno como lo que no es tanto, ya que eso solo muestra una cosa, y es que has vivido y quieres seguir haciéndolo.

    ResponderEliminar
  16. Secillamenete sublime, hermoso y ese mensaje tan profundo binito muy bonito, como olvidar a esa persona si se cala en los huesos y en el alma

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.