Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

martes, 12 de febrero de 2013

Para qué engañarnos.

Creo que no te cuento nada nuevo si te digo que hoy otra vez me he dejado morir. Un segundo más que, escurridizo como el jabón, se mezcla entre las arenas del tiempo sin haber sido tan si quiera saboreado. Que esto de la indiferencia mata incluso más que amar y no ser amado. Que sé de lo que hablo. Que ya son más de cien días, (y para qué engañarnos, más que toda una vida) sin tus brazos prometiendo madrugadas inolvidables. Sin esos ojitos negros que traspasan fronteras traspasando el umbral de mi puerta, pidiéndome, hablándome, mordiéndome hasta el alma. 
Demasiado tiempo, de ese que se hace eterno, al otro lado de la ventana. Más de una tormenta me ha congelado los huesos desde que te fuiste, más de una boca me ha callado a besos (indeseados) las ganas de ser de nuevo aquella que era. Que era contigo. 
Porque ahora no soy más que humo. Soy cenizas donde nunca hubo fuego. Soy algo olvidado que no consigue olvidar. Qué triste es eso de pedir tu olor, tus abrazos y tus palabras al oído a gritos, sin abrir los labios. Y qué triste es eso de perderte, aún teniendo un mapa con el que poder encontrarte.
Que no sé si me explico.
Que a estas tardes ya no las acompañan atardeceres, sino anocheceres que me oscurecen el ánimo, la mirada, que me ahogan. Me ahoga pensar, que ha pasado un día más.
Qué decepción la tuya, al saber que no los tengo contados. Pero no te voy a mentir, los tengo sufridos. En cada recoveco de mi cuerpo, en cada arruga de mis sábanas. En cada cosa que pude haber dicho y no dije. Y es que si de algo me tengo que sentir culpable, es de tu ausencia.
Porque sé que mis dudas siempre han sido ilógicas.
Pero también lo era, esa manera tuya de quererme. 

Y también lo es ahora, esa manera mía de echarte de menos.








9 comentarios:

  1. El amor no tiene sentido, no hay por qué buscarle la lógica. Yo tampoco cuento los días, pero te entiendo cuando dices que los sufres. días no se, vidas van una cuantas ya..

    ResponderEliminar
  2. Daw, dime qué es lo que tiene sentido en esta vida putrefacta. Dime qué es aquello a lo que oportunamente podemos aferrarnos para siempre. Dime qué hay que nunca nos haga daño. Dime qué.
    Bueno.
    Deja que te diga yo.
    Que eres ina persona increíble pero mírate, eres una escritora con ganas de comerse las estanterías de cualquier librería con sus libros.
    (Y me alegro).
    Esta entrada me encanta. El estilo que le has dado. El enfoque. Ese toque.
    Te quiere,
    S.

    ResponderEliminar
  3. Por experiencia propia creo que siempre dolerá mas la duda que te deja el y si... que el que si lo hubieses hecho y hubiese salido mal, porque al menos ahí lo hubieras intentado todo...Pero bueno todo en esta vida es aprender a renacer de nuestras propias cenizas como el ave fenix ;)

    ResponderEliminar
  4. Lo he leído tres veces. Y creo que lo volveré a leer tres(cientasmil) más.
    Me ha encantado, de verdad. Es algo muy real lo que escribes.

    Y eso de "Y qué triste eso de perderte aún teniendo un mapa con el que poder encontrarte" Me ha tocado la fibra sensible, pero la ha tocado bien tocada.

    Tengo que hablar contigo y ofrecerte algo.

    Eres increíble Daw.

    ResponderEliminar
  5. Cuanto más te leo, más te admiro. Admiro la capacidad que tienes para meterte en tantas situaciones diferentes, es maravillosa. Yo soy más de escenas desde un punto externo y más bien objetivo. Pero tú no, tú te metes dentro, y lo sientes, y nos lo haces sentir.

    Creo que yo me sentiría así si alguna vez dejaras de escribir, verdad verdadera. Y apuesto a que no sería la única.

    Te admira,
    Yaiza.

    ResponderEliminar
  6. Es increíble la manera que tenemos de echar de menos a alguien cuando hemos sido nosotras mismas quienes hemos alejado a esa persona.

    ResponderEliminar
  7. Todos los que hemos leído esta entrada, de una u otra manera, nos hemos sentido identificados con ella. La manera en la que puedes echar a una persona de menos puede alcanzar un nivel muy alto, hasta tal punto de sentirte como expresas tú, y en ese momento es cuando llega, a traición, el remordimiento.

    ¡Me encantó!

    ResponderEliminar
  8. "Un segundo más que, escurridio como el jabón, se mezcla entre las arenas del tiempo sin haber sido tan si quiera saboreado." BENDITA SEA TU PUTA IMAGINACIÓN, INSPIRACIÓN O COMO QUIERAS LLAMARLO.
    La última chica que ha comentado... Estoy de acuerdo, a lo mejor no todo el mundo, pero yo, aquí, me siento identificada. Cómo lo has narrado, como dice Sab, ese toque que le has dado, ese estilo tuyo que hace que me guste cada día más todo lo que escribes. Porque es increíble
    El último gif... Te adoro Daw.
    Y esa última frase.
    Enhorabuena.
    Besos,
    Lau.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.