Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

sábado, 12 de enero de 2013

Desconocidos conocidos.

Estaba cansada. ¿O harta? Quizá ambas cosas. Harta de las ilusiones. Harta de esos 'déjate llevar'. Harta de las falsas esperanzas que no hacían sino sumirla en una visión muy distorsionada de la realidad. Harta de los cafés de madrugada. Harta, para qué vamos a negarlo, de la soledad.

Y quién era ella para juzgarla, cuando siempre la había defendido. Alma solitaria, así se consideraba. Qué engañada estaba. La soledad nunca había sido su amiga. De hecho, ahora se tornaba en su contra.
La hacía recordar aquello que consideraba olvidado. Aquellos días de sonrisas porque sí. Aquellos días en los que aún se reconocía en sus palabras. Aquellos días en los que él formaba parte de sus razones para ser feliz. Para ambos, eso de la adolescencia, eso de los problemas, del alcohol y de las ojeras, les era prácticamente desconocido. Eso de las miradas huidizas, de reprimir los sentimientos y de tragarse las palabras, no era algo con lo que contaran. Eran niños. Eran ingenuos. Pero, sobre todo, eran felices.
Se tenían el uno al otro, y, sin necesidad de un mensaje o una llamada, acababan viéndose siempre a la misma hora y en el mismo lugar. Y, entre sonrisas, entre eso que les era ajeno, algo florecía en sus aniñados corazones. Algo que años después, les sería imposible de borrar.

'Sabía que vendrías' le decía él al verla llegar. Claro que iría. Ella no podía perderse aquellas tardes sumergiéndose en sus ojos verdes, que la miraban y creían que la tendrían a su lado siempre. Pero un día, ella volvió a peinarse el pelo, a ponerse su mejor vestido y a coger los juguetes con los que pasar un buen rato juntos, y bajó apresuradamente a su encuentro. Pero él no estaba. Al día siguiente, lo encontró, pero estaba con sus amigos y se fue, despidiéndose con la mano. Al día siguiente, tampoco se quedó a compartir unas horas con ella. Al cabo de un par de semanas ella dejó de acudir al sitio de siempre a la hora de siempre, porque sabía que no se toparía con la pequeña sonrisa de aquel por el que había perdido la razón. Mientras él la olvidaba, ella le recordaba. Cada día. Durante semanas, meses. Quizá años. Pero ella sabía que sus vidas se habían separado, y no sabía cuando se volverían a encontrar. Crecieron, se empezaron a familiarizar con la pubertad y sus complicaciones, e incluso ella, consiguió dejar a un lado lo que había empezado a sentir por él. Cuando se encontraban, en cualquier sitio y a cualquier hora, el silencio reinaba entre ellos. Eran tan sólo un par de desconocidos, que lo sabían todo el uno del otro. Y así lo han seguido siendo. Pero ella, alguna que otra noche, no ha podido evitar que sus ojos verdes y esa manera de pronunciar su nombre no se introdujeran en sus sueños, al igual que él, ha recordado más de una vez cómo ella corría a su encuentro cuando le veía, con la mejor de las sonrisas y el pelo repartido en dos coletas. Cómo le decía 'estaba deseando verte de nuevo'. Cómo le hacía reír.

Pero, después de tantos años, sólo un loco apostaría por que sus risas sonaran al unísono otra vez.
Pero, quizá, podía ser que ellos no estuvieran lo suficientemente cuerdos para no hacerlo. 







10 comentarios:

  1. que bonito! los primeros amores nunca, jámas, se olvidan. Y menos los que tienen ojos verdes...
    Me ha gustado mucho la parte final, ya creía que serían tan sensatos como para hacer lo típico, pero no! menos mal
    Saludos de la chica de los chicles, que de niña tambien jugó a enamorarse(:
    http://lachica-deloschicles.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Te aplaudo con las orejas si es necesario. Es increíble, me has sorprendido desde el principio hasta el último punto. Además me has conseguido meter en la situación, sentir ese silencio incómodo aún sabiéndote de pe a pa. La vida de la otra persona. Y evidentemente, como se cuela en agunos de sus sueños.
    Sigue así.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¿Como aquel cumpleaños que recuerdas para pasar una noche en vela? ¿Como aquellas tardes jugando al fútbol y sonreír para abrirle paso a las lágrimas?
    Sí, lo sé.
    Sé lo que es darte cuenta de golpe que nunca más podrás perderte en ese inmenso mar verde en el que reinaba la tranquilidad; en el que sentirse segura. Perder esa mano a la que aferrarte para levantarte, perder esas risas que ahogaban problemas... Joder, Daw.
    Lágrimas atragantadas en la garganta no...
    (Echo de menos su amistad).
    Como esa sensación incómoda en la parada el autobús al verle; al saber que él sabe todo de ti y tú todo de él pero que los ''buenos días'' estallarían en el silencio.
    Eres buena. Mucho. Sabes que nunca digo las cosas por decir.
    Sigue. No dejes de escribir nunca. Por favor.
    Te quiere,
    S.

    ResponderEliminar
  4. Es maravilloso, precioso. Me ha traído recuerdos. No recuerdos demasiado agradables, porque quizá yo soy de las cuerdas que no apuestan por un reencuentro tras un distancamiento semejante (viviéndolo en primera persona). No sé qué decir, demasiada identificación por mi parte. Más de la que me gustaría. De la que debería o incluso de la que estoy acostumbrada.
    Me dejas dándole vueltas, pensando en cómo todo se rompe de un día para otro, y en cómo una relación tan estrecha pasa a ser de desconocidos con el paso del tiempo.
    Impresionante, Daw. <3

    ResponderEliminar
  5. Perfecto, no se como lo haces, pero consigues que lleguen a mi todos los recuerdos aunque son bastante dolorosos. Esas noches pensando sin parar que pudiste hacer mal, para que todo pasara esos días cuando lo ves feliz con sus amigos y tu sientes que te rompes, y que nunca saldrás de ese agujero oscuro de lágrimas "Eran tan solo un par de desconocidos, que lo sabían todo el uno del otro" esa frase lo describe todo. Ese silencio. Lo peor de todo es que yo se que nosotros no volveremos a ser felices juntos jamás, que nuestra amistad esta rota para siempre, por ningun motivo.
    Una entrada genial
    Un ¡¡besazo!!

    ResponderEliminar
  6. Daaaaaaaaaaaw D: Dos. Dos entradas seguidas que me he perdido. Jo lo siento, supongo que la primera de ellas ya lo esperaba porque te avise en navidades, pero esperaba llegar a la siguiente. En fin, estare mas atenta.
    El caso, esta entrada, es preciosa, me recuerda a alguna cosa, no lo que narras exactamente, pero me traido algun recuerdo. Cosas mias supongo.
    La verdad es que es una pena los giros que da la vida y tan pronto estas loca por esa ersona y tan pronto se convierten en dos extraños con recuerdos en comun. Una frase que he leido alguna vez y creo que se ajusta al texto.
    Nada mas, un beso Daw <3

    ResponderEliminar
  7. Si se buscan, terminarán encontrándose.
    Y ella se perderá en sus ojos verdes, y él, en su sonrisa.

    muá.

    ResponderEliminar
  8. ¡BIEN! Estos textos me encantan, sí señor.
    Desamor, me gusta mucho mas que el amor, tengo que decirlo, no creo en el amor para siempre, lo siento, soy así. Pero creo que se volverán a encontrar, lo sé, no todo será como antes, porque no se puede, por experiencia propia. Y siempre lo haces, me sorprendes, gracias.
    Besitos <3

    ResponderEliminar
  9. Woow! me encanta como siempre per-fec-to. Lo has descrito todo tan detalladamente que parecía que lo estaba viviendo de verdad, me he sentido muy identificada de verdad. Te escribo también para decirte que he escrito una nueva entrada en mi blog que me gustaría muchísimo que la leyeras y me dijeras qué te parece. Sinceramente la he escrito metiéndoome en la piel de todas las chicas que, como yo, le han roto el corazón alguna vez. Espero tu visita jeje (por si no te acordaras: http://esodicentodosalprincipio.blogspot.com.es ) Muchos besitos =)

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.