Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

sábado, 16 de junio de 2012

Por favor, no me odies.

Nunca pretendí ser una más. 


La misma historia de siempre. La metáfora de una montaña, en la que tú me ayudas a subir con cada una de tus bonitas y falsas palabras. Mientras subimos todo son sonrisas, yo vuelvo a construirme estúpidas ilusiones de niña pequeña, te empiezo a creer todas y cada una de tus mentiras, y comienzo a creer también en los finales felices. Mientras subimos, todo parece perfecto. 
Una vez arriba, te marchas. Estoy en un estado de éxtasis en el que lo único que puedo hacer es gritarle a todo el mundo que ahora eres mío. Y entonces, el eco me responde algo totalmente distinto. "Idiota, no lo es, y nunca lo será". Ese eco de labios rojos y mirada cargada de desprecio, me repite una y otra vez esas palabras, hasta que queden grabadas en mi mente. Ella es tu preferida. Y es cuando estoy al borde del abismo cuando me doy cuenta. "¿Por qué no me lo dijiste?" grito, justo un instante antes de caer al vacío. No hay vuelta atrás. No hay ninguna rama, ninguna nueva oportunidad a la que aferrarse. Caigo, y todo se destruye. Caigo, y sé que pronto volveré a subir, porque siempre me lo ocultarás. Para mí, eres el único. Para ti, soy sólo un entretenimiento más. 

Así que sólo te pido una cosa. Por favor, no me subas otra vez a la montaña. Deja que me dé cuenta de que nunca he tenido ni una pequeña posibilidad entre mil millones, deja que te tenga rencor aún cuando no has hecho nada. Deja que hable mal de ti. Deja que me convenza a mí misma de que no siento nada cuando no es cierto. Deja que te odie, como tú nunca me has odiado a mí. 








5 comentarios:

  1. Texto de escritora profesional. Pues es verdad que el arte sale del corazón, porque siendo una escritora tan joven y (aún) no famosa, este texto vale lo mismo que lo que pueda escribir Isabel Allende.
    Las imágenes, geniales todas, la que más me gusta la penúltima, con la que más me identifico la segunda, la que más me transmite la del skate, y la que más anhelo que se cumpla la primera...

    ResponderEliminar
  2. PD: doy destello, mi nombre está en reformas.

    ResponderEliminar
  3. La protagonista de una historia es siempre la primera en ser nombrada en la obra. Tiene unos ojos espléndidos, na sonrisa encantadora y una forma de ser perfecta. La sociedad impone normas de belleza cuales si no cumples, serás calificada del montón.
    Tus textos NUNCA serán "del montón".
    Caramelos de menta con forma de corazón te esperan en mi última entrada, besos princesa <3

    ResponderEliminar
  4. Me encanto, escribes hermoso,me tranporte a tu texto... y odio cuando te iluciones por alguien y que al final solo habian sido falsas palabras y promesas... Espectacular! y me encantaron las imagenes!
    Un beso enormee linda espero por otra entrada :)

    ResponderEliminar
  5. He sentido tus palabras como si las hubiera escrito yo misma. Créeme, sé lo que es pasar por esa situación. A quién no la han ilusionado en vano? Lo malo es que después de grandes ilusiones vienen terribles decepciones. Pero bueno, hay que verle el lado positivo, más allá del dolor y el rencor que te queda cuando por fin despiertas, al menos vez claramente como son las cosas.
    Animo. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.