Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

miércoles, 20 de junio de 2012

Let me take you there.

Alguien enciende un cigarrillo muy lejos de aquí, al otro lado del oceáno. Contempla desde un cristal empañado las miles de luces multicolores que adornan la ciudad, como si fuera un árbol de Navidad. Piensa en cada una de las lámparas encendidas dentro de las casas de los ciudadanos, y se pregunta cómo serán sus vidas. ¿Serán muy diferentes a la suya? ¿O, por el contrario, quizá en ese momento ellos también estén dándole una calada a un palo blanco y naranja? Es probable que se lleguen a cruzar un día, con un simple vistazo de lejos, que olvidarán al instante, o en una breve conversación junto a la barra de un bar. 

Se pregunta cómo serán sus vidas. Pero también se pregunta cómo es la suya. Hace tiempo que perdió el control de ella, y le dejó llevar las riendas a los demás. Ella, como si fuera mecida por el viento, era arrastrada al antojo de los que ella pensaba que la querían. Se equivocaba. 



El humo de su cigarro la aparta un momento de sus ensoñaciones y tose con fuerza, como si en cada espasmo pudiera liberar su alma de una vez por todas y caer inerte a las frías baldosas del suelo. Sonríe ante la idea. 



No es una suicida. No se plantea acabar con su vida, pero le parece una manera fácil de acabar con todos sus problemas. Demasiado fácil, incluso cobarde. Piensa que morir es huir de un león que ruge mucho pero no tiene dientes. No es tan difícil derrotarlo, no cuando tienes el suficiente valor para hacerlo. Y eso es precisamente lo que a ella le falta. Le falta el valor para dejar aquella ventana hedionda y sus luces tintineantes, le faltan fuerzas para dejar el cigarrillo en el cenicero y salir de ese lugar nauseabundo. Salir para no volver. Le falta valor para comenzar una nueva vida, en la que se cruzaría con cada una de las luces de la ciudad, menos con la suya. La lámpara de aquella oscura habitación, sería apagada para siempre. 









4 comentarios:

  1. Bonita entrada, bonitas imagenes, bonito SHEERAN!
    Cada día me impactas más.
    Impresionante...
    ''Piensa que morir es huir de un león que ruge mucho pero no tiene dientes. ''

    Me quedo con esa.

    ResponderEliminar
  2. Oh my God, ¿pero que es esta belleza de texto?
    Precioso, como siempre, me encanta :D
    Muchas gracias por tu comentario, me alegro que te guste So Far Away, ya que está entre las canciones que más significan para mi... Y también me alegra poder contar contigo, te recuerdo que tu también puedes hacerlo siempre conmigo.
    ¡Hasta luego preciosa!

    ResponderEliminar
  3. Que texto tan genial, me encanta todo lo que escribes, es perfecto. Y de las imágenes que decir, me enamoran!
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. me encantaa el blog es precioso :) 77razones.blogspot.com te sigo pasate x le mio si qieres . un beso

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.