Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

viernes, 13 de abril de 2012

00:01

A veces te das cuenta de que las cosas más importantes, o las que realmente no lo son pero nosotros les damos importancia, ocurren en un instante. En una fracción de tiempo tan diminuta, que no nos da tiempo a saborearla. Es entonces cuando las agujas del reloj comienzan a girar, tan deprisa que cuando queremos darnos cuenta de lo que ha sucedido, ya es un recuerdo. Un recuerdo que será repetido cientos, miles, millones de veces en los recovecos de nuestro cerebro, haciendo surgir una sonrisa en nuestros labios, o por el contrario unas lágrimas  de nuestros ojos al saber que quizá ese momento no se volverá a repetir. Y es de esos instantes de los que hablo, de esos que hacen que escuches tu corazón latir como en estéreo, de esos en los que te parece que toda la sangre del cuerpo huye fuera de ti, de esos que te dejan sin respiración y sin habla. Los más cortos y a la vez más intensos, escritos con permanente en nuestra mente, para no poder olvidarlos jamás. Nuestra vida está basada en una colección de esos pequeños instantes, momentos irrepetibles, en los que nos hubiera gustado permanecer, congelados en el tiempo, para siempre. 





PD: Siento no haber publicado en tanto tiempo, pero es que he tenido un pequeño viaje para disfrutar de las vacaciones, y la verdad que no tenía ni un minuto para conectarme a Internet. Gracias a todos por comentar en mi anterior entrada, sois lo mejor mis soñadores <3

5 comentarios:

  1. En serio, sigue poniendo imágenes tan buenas del mundo del skate, espero algún día alguna de longboard, que es el mundo al que yo pertenezo jajajaja. Pues sí... Que bonitos son los recuerdos y como corren las agujas del reloj cuando mejor estamos.
    Mil abrazos,
    Marina.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que en ocasiones es más dulce y hermoso que la vida real, recuerdo que evocamos constantemente para que no se pierda en la infinidad de nuestra mente.
    Hermoso escrito:)

    ResponderEliminar
  3. Wow, es precioso. Yo también tengo esos recuerdos y mientras leía tu entrada sí que se ha repetido uno, de hecho, estos últimos días solo pienso en eso. Me has dejado sin palabras, de veras.
    Espero que te lo hayas pasado genial en tu viaje, un besazo <3

    ResponderEliminar
  4. Bueno, ¿hace falta que te exprese en palabras lo mucho que me ha vuelto a gustar esta entrada?
    Es que... Me la volvería a leer, pero, los escalofríos me estan amenazando con volver...
    Cada vez que ÉL está cerca sucede lo que narras.
    P a r e c e q u e e l c o r a z ó n v a y a a s a l i r m e p o r l a b o c a.

    ResponderEliminar
  5. Ah, y las fotos, la primera me ha encantado, pero ha sido ver la segunda y... :) ♥

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.