Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

martes, 14 de febrero de 2012

Un martes, 14 de febrero

Tus ojos se entrecierran, debido a la gran sonrisa que se ha abierto paso en tu rostro. Lo que ella acaba de decir te hace mucha gracia. Yo sonrío en la distancia, por verte feliz. Se supone que a mí también debería hacerme feliz. Pero no. Es esto mismo lo que hace que cada día sea una cuesta arriba, que no tenga motivos para abrir los ojos cada mañana, que me sienta como un maldito cero a la izquierda. No me duele que seas feliz, después de todo, es lo que más deseo. Lo que me mata día a día, es que lo seas con ella. Que no recuerdes nada, que no me recuerdes a mí, que me dé la sensación de haberlo malinterpretado todo. De nuevo, delante de mis ojos vuestras manos se entrelazan, un abrazo, queda poco para un beso. No me quiero imaginar en su cuerpo, no puedo. No debo. Ella es ella, yo soy yo. Quizá mostrarme como soy sea mi mayor error. Quizá no querer ser como ella lo empeora todo. Quizá nada cambiara de todas formas.
Aunque, por las noches, te debo confesar una cosa. Sueño por un segundo, no ser ella, pero estar en su lugar. En el de poder mirarte porque sí, en el de poder hablarte y tener algún motivo por el que hacerlo, en el de poder hacer que me acompañes hasta casa. En el de que me digas algo al oído, que nadie más pueda escuchar. En el de ser yo la causante de tu sonrisa. En el de poder saber qué se siente al abrazarte. En el de no ser juzgada. En el de ser la protagonista de la película. 
Aún así, siempre habrá alguien sentado en la última fila observándonos, comiendo palomitas ausente en un día de San Valentín. Y ése alguien, siempre voy a ser yo.  






-Sácame de esta absurda realidad, quiero volver a mi ilógica fantasía-

8 comentarios:

  1. Primero, muchisimas gracias por pasarte otra vez por el blog y por comentar. Y mas gracias aun por haber echo un comentario tan positivo, lo de que estoy escribiendo preciosidades me parece un poco exageracion, pero viniendo de una escritora como tu me hace muy feliz :) Segundo, menos mal que ultimamente no estas nada isnpirada...porque prefiero no imaginarme lo que escribirias si lo estuvieras, nos dejarias a todos en ridiculo! Este texto es perfecto, escrito con mucho estilo y muy verdadero. Al igual que tu con mi entrada, yo tambien me siento muy identificada con esta. Supongo que no seremos las unicas que desearia estar en el lugar de ESA chica que tiene todas las excusas para mirarle todo el dia, y sentir sus brazos al rededor de ella. Pero supongo que tendremos que esperar nuestro momento. Sigue asi, y otravez, muchisimas gracias!!
    Mil besazos!

    ResponderEliminar
  2. Muy linda la entrada, hermosa ♥ Gracias por seguirme en mi blog y gracias por lo que me dijiste en los comentarios, porque de verdad que me diste más ganas de escribir, de nuevo, GRACIAS :)

    ResponderEliminar
  3. Es demasiado escalofríante. Debo decirte que me ha encantado y a la vez impactado. Maravilloso.
    En serio.
    PD: la primera imagen... escalofriante total.

    ResponderEliminar
  4. ¿Hace falta decir que me encanta? Es preciosa, es tan triste... Sé que algún día, en algún momento, voy a sentir yo lo mismo, y me da mucho miedo. Es impresionante, me ha llegado al alma, de veras. Y as dos entradas anteriores... pfff... no es que me hayan encantado, sino lo siguiente de lo siguiente de lo siguiente.
    Un besazo <3
    P.D.: Las imágenes de mi blog son de weheartit.com

    ResponderEliminar
  5. ES preciso, un poco triste, pero precioso. Como siempre, le das ese toque especial, tan suyo, que cada vez que lo leo parece que leo un pomea o algo por el estilo
    me encanta :D un besoo ;)

    ResponderEliminar
  6. En primer lugar: no sé por que estúpida razón mi ordenador no me deja entrar en tu blog, asi que tengo que entrar desde el de sobremesa... Lo haré siempre que pueda, te lo prometo.
    En segundo lugar: no se porque otra estúpida razón mi mail no me va... No tengo manera de conectar contigo :S
    Y en tercer lugar: lo sabes ya ¿ no? Me ha encantado, hemos coincidido un poco en nuestros sentimientos a la hora de escribir, me gustaría que te pasaras por mi blog y leyeras la ultima entrada; y por supuesto, me dieras tu opinión. Una cosita más; la ultima frase; creo que me he enamorado. Y de tu forma de escribir, ya hace tiempo. Un beso preciosa! <3

    ResponderEliminar
  7. Me gustó muchísimo la frase final.
    Pero sobretodo esta: "Que no recuerdes nada, que no me recuerdes a mí, que me dé la sensación de haberlo malinterpretado todo." Porque no hay nada peor que ese sentimiento de olvido y sentir que no eres nada para nadie.

    Sigue así.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Bien, tengo que reconocer que me gustan todas y cada una de las entradas de tu blog. Es genial, especialmente porque entre sí son muy distintas y me transmiten miles de sentimientos. Seguí así. Saludos! :)

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.