Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

martes, 10 de enero de 2012

Memorias vacías

Y hoy, por milésima vez me he puesto a rememorar tiempos pasados. Pero esta vez ha sido diferente. Sí, porque los he comparado con el presente. Y he podido observar cómo han cambiado las cosas. Han pasado ante mis ojos lo que a estas horas ocurría hace tan sólo unos años, y lo que es ahora. Y me he preguntado porqué. El por qué de esta farsa, que parece nunca acabar. Seamos serios por una vez, y digamos las cosas a la cara. Que por una vez las miradas han dejado de tener ese sentido único que tenían antes, antes eran complicidad, alegría de verse, incluso cariño. ¿Me puedes explicar qué son ahora? Son miedos durante demasiado tiempo escondidos bajo un edredón, son letras escritas pensando en ti. De qué nos ha servido. De qué nos está sirviendo. Esta situación dura tanto tiempo que incluso he llegado a pensar que nunca cambiará. Que nunca nadie romperá ese hielo que congela cada segundo escaso cerca de ti. Que parece que estés a kilómetros de distancia a tan solo unos metros. Que sueño cada noche con lo que podríamos haber sido y nunca seremos. Que todo esto suena a humillante estupidez si lo digo en voz alta, por eso decido escribirlo con la esperanza de que algún día lo leas. Lo leas y de una vez seas capaz de ver entre líneas, de comprender los subtítulos que aparecen bajo mis labios sellados, de no fiarte de los demás. Deseo que lo comprendas, no son simples apariencias. Comprende que todo aquello que una vez te pareció vislumbrar en mis palabras, fue real. Es real. Que aún no te he olvidado, que por el momento no entra en mis planes. Que si te digo que eres especial, único, es por que realmente lo eres. Déjame mostrarte que es verdad. Que es verdad que los subtítulos de esta tonta película no dicen lo mismo que lo que el corazón calla. 








I JUST WANT TO DISAPPEAR...

14 comentarios:

  1. Flipante. Tu blog es fantástico. Quiero aprender de ti y de tu forma de expresar tus pensamientos. No quiero, debo, NECESITO aprender de ti. Miles, MILLONES de pensamientos corretean por mi cabeza a diario, pero son tantos, tan confusos y van tan rápidos que me cuesta demasiado poder ordenarlos y escribirlos.
    Una vez más te digo que adoro tu blog y no me pierdo ni una sola entrada. :)

    ResponderEliminar
  2. Preciosa como siempre, eres el primer blog al que entro, debo reconocerlo, en serio, eres genial. Espero poder disfrutar de tus palabras mucho tiempo más. ¡Ah! Y.. la última frase me encantó. Un saludo preciosa! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para preciosas tus entradas, tú no eres genial, eres increíble. Tenlo por seguro, espero continuar escribiendo por muuuuucho tiempo. Besitos, guapa!

      Eliminar
  3. guau.
    me senti super edentificada con todo.
    hace poco me paso igual
    al final decidi deja camino al destino.
    un besiiiitoo uapaaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena solución, aunque a veces el destino nos puede traicionar y llevarnos por caminos totalmente indeseados...Muchas gracias por leerme, un beso!

      Eliminar
  4. Ahh! Hermoso texto! Sinceramente me dejo sin palabras.
    Me encanta lo que escribes y como lo escribes...

    Felicidades!

    {y muchos Besos}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que te gustara! Lo hago cómo me sale en el momento...UNa sveces mejor y otras peor. Otro beso para ti!

      Eliminar
  5. Después de tu comentario, me he quedad sin palabras.
    Solo que es... increíble. Que si el día ya me había ido bien, tu lo mejoraste. Y que sepas que yo te digo lo mismo, que yo siempre estaré aquí si me necesitas, y que seguiré leyéndote. Sí, yo también seguiré escribiendo. Porque me gusta. Porque me encanta. Porque es una de mis pasiones. Aunque haga tiempo que no tenga mucha inspiración que digamos... :)
    Muchas gracias a ti por ser como eres y deleitarme con tus textos ;)
    Soy muy feliz de saber que formo parte de tu inspiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me reconforta tantísimo tener a alguien que me diga esto. Que va a seguir leyéndome. Los gracias son del todo insuficientes, destello, no sé cómo explicarte lo mucho que me alegras con cada comentario y con cada entrada que escribes en tu blog. Ten seguro que eres parte de mi inspiración, como todo lo que está a mi alrededor, y por supuesto mis seguidores son una gran parte de esto. Sigue así siempre :)

      Eliminar
  6. Es alucinante este texto, me encantaa! Como todas, a mi tambien me dejaste sin palabras... tenes un blog precioso :)
    Seguí así que vas a llegar muy lejos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias! Pues que sepas que tú no te quedas nada atrás, tu blog es una pasada :)

      Eliminar
  7. Espectacular. Que forma tan tan tan tan magnifica que escribir lo que sientes.. Cada texto que leo de tu blog, cada texto que escribes es único y inccreible, de verdad <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que eres espectacular Laura. Creo que en eso coincidimos, pues tus textos me producen un mar de sensaciones. Gracias por visitarme!

      Eliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.