Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

jueves, 22 de diciembre de 2011

Flashback.

Me miras, y por un momento me lo creo. Me creo que todos los momentos que hace tiempo pasamos juntos han tenido algún efecto sobre ti, y que aún los recuerdas. Me creo que cierto día empezaste a sentir algo por mí, aunque no fuera nada comparado con lo que yo sentía hacia ti. Me creo que sigues siendo el mismo de siempre, ése que jugaba a tirar globos de agua o a hacer volteretas. Ese niño que decía palabrotas para hacerse respetar, pero que realmente le dolían en la boca al soltarlas. Me creo que no has cambiado, que ninguno de los dos lo ha hecho y que todo sigue como siempre, donde lo dejamos. 


Demasiado crédula, obviamente.




Te doy las gracias por devolverme a la realidad. Por demostrarme que ya no eres ese niño que parecía que nunca abandonaría los juegos y chiquilladas, por enseñarme que un buen trago de vodka supera con creces todo eso. Que ahora tú eres muy duro sí, que nada te afecta. Que si te he visto no me acuerdo. Que en esas noches que pasas fuera, son las chicas las que van detrás de ti. Ahora es a ellas a las que regalas tu sonrisa -aunque yo sé que no es la misma que me dabas a mí, la mía-, ellas, a las que conoces de un hola y adiós, son más importantes. Pero era algo que debería haber esperado, tarde o temprano pasaría. Los años pasan para todos, incluso para los que se prometieron que nunca iban a cambiar. 



8 comentarios:

  1. Wow, me ha encantado, me identifico bastante, la verdad :D
    Como siempre, impresionante, un beso! <3

    ResponderEliminar
  2. Las apariencias engañan y una persona no puede cambiar de un dia para el otro :(
    Te espero por mi blog linda, hay nueva entrada :)

    ResponderEliminar
  3. Suspiro. Otra vez no sé como comentar... es demasiado.
    En cuanto a la URL...
    ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS! HAY IMÁGENES FASCINANTES.
    PD: casi como tu blog, pero no tanto ;)
    Una manera de agradecerme todos mis comentarios, es seguir deleitándome con tus textos :D

    ResponderEliminar
  4. Hacía días que no me pasaba,y que decir...
    Las entradas son geniales! Ésta, especialmente, me llama... Es ley de vida, todo cambia nos guste o no y me fascina ese cambio de mentalidad del chico... Porque yo también me he sentido así, como la chica de la historia. Yo también me he sentido como engañada y estafada por alguien de esa forma... Y es horrible. En fin, te sigo!

    SIGUE ASÍ DE INCREÍBLE(L)!

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado, me he enamorado de tus palabras en esta entrada, en serio; es genial, preciosa, pluscuamperfecta. ( La perfección se haya en lo imperfecto )
    Te espero por mi mundillo! ;) Un saludo, guapa (L

    ResponderEliminar
  6. La manera en que escribis es maravillosa.
    Amo tu blog y veras mas comentarios mios por aqui.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  7. Sabes? de alguna forma me ayuda tu texto me lo lei como 3 veces, es que es la verdad, me niego que pasa lo que pasa, buscas excusarle, perdonarle lo que hace cuando no tiene mas explicacion ni razon que la que hay, las cosas cambian por mucho que nos neguemos y para superarlas es mejor ser concientes de ellas no crees? besos♥

    ResponderEliminar
  8. Quizás no ha cambiado nada pero simplemente eres tú la que no quieres cambiar las cosas por miedo o porque no te crees capaz ¿no? Yo lo dejo ahí y espero que te sirvan mis reflexiones matutinas:)Ah y FELIZ NAVIDAD!!
    Pd: Por fin puedo comentarte

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.