Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

lunes, 21 de noviembre de 2011

"El tiempo que vamos a pasar juntos no se puede medir. Empecemos con un para siempre."

Insegura, da pasos torpes sobre los tacones de aguja. Se apoya con dificultad en el brazo de su padre, tan o más nervioso que ella. Trata de contener las lágrimas y mantener la compostura, aun cuando parece imposible. La chica tiene miedo. Tiene miedo de pisarse el vestido, estropearlo con sus pasos dados por dos pies izquierdos. Tiene miedo de desmayarse de un momento a otro de los nervios. Pero no es para menos. Con esa alianza, va a prometerle la eternidad al que cree que es el único que la merece pasar junto a ella.

Entonces le ve. Y siente como todos los miedos que hace unos momentos la atormentaban salen por cada poro de su piel, dejándola libre, segura. Sólo quiere ir hacia él, estar con él. No sabe cómo lo hace, pero sólo así se siente a gusto, protegida incluso de sí misma. Porque él hace que todo lo que hay alrededor carezca de sentido. Que sentimientos tan estúpidos como la envidia, el miedo, el odio...se desvanezcan. Y es que cuando están cerca no son una pareja, son uno. Empezando por el dedo meñique de ella, pasando por el antebrazo, el hombro, el cuello, el otro hombro, el otro brazo, y finalmente la mano de él. Y acabando en el dedo meñique de él.

Aparentemente tan normales y ordinarios. Pero se limita a eso, apariencias. Con sólo unas palabras podrías comprender que no hay nada de normal en esa pareja. Que su amor es único, el más peligroso y a la vez apasionado. Se necesitan. Ella le quiere para ella, para siempre.

Él se lo concede.

En la salud y en la enfermedad, tanto como duren nuestras vidas...Sonríen.




4 comentarios:

  1. Me encanta, es de Amanecer<3
    Amé realmente esa película*-*, el principio TODO! aunque el vestido me decepcionó, pero de resto es perfecta, han sabido recrearla genial.

    Me gusta el escrito:)
    Un beso, bonita.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa entrada! Me encanta!
    Gracias por pasarte por el blog! :)
    Te espero:
    http://noesesotristezaentusojos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Me has hecho sonreír totalmente con lo de los dos pies izquierdos, Jacob lo clavó en esa descripción :)
    Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Me equivoqué en el link, perdonnn.
    es trozosdecielos.blogspot.com

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.