Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

viernes, 21 de octubre de 2011

Prometo llamarle amor mío al primero que no me haga daño.

Supongo que ya lo habrás olvidado. ¿Supongo? Qué va, estoy segura. Para qué guardarías un lugar en tu mente para recordarlo. Pero esto no empezó ayer. No, esto viene ya de mucho tiempo atrás. Este vaivén me atraviesa la mente y me sacude desde hace demasiado tiempo. Pero no soy yo la que lo provoca, eres tú, tú vas y vienes, y mientras te entretienes. Yyo te seguí esperando como una tonta en las escaleras donde solíamos escondernos del mundo, allí donde los ojos curiosos de la gente no llegaban, donde lo único que se escuchaba eran las risas liberadas de nuestros corazones. Latidos, que tú dejaste de sentir. Desgraciadamente, yo no tuve la misma suerte. Pretendía, decía, creía que te había olvidado. Lo decía tan a menudo que me lo llegué a creer. Una mentira, dicha por una ilusa mentirosa. Nunca te dejé salir de mi mente, aún cuando había una pequeña parte de mí que deseaba hacerlo. Así que qué podías esperar que ocurriera cuando te volviera a ver. Todos aquellos sentimientos estallaron como una bomba de relojería demasiado tiempo contenida. Un error, uno más.

Sonrío. Dicen que de los errores se aprende.
Pero te lo recuerdo, me hiciste daño, y mucho. No es fácil recoger las piezas de un corazón una vez roto. Aún más difícil es recomponerlo, hacer que las partes vuelvan a encajar. Mas aún herido, seguía bombeando. Por ti. Por mí. Qué más da. 

Lo que vengo a decir es que tras haberme hecho todo esto, te comportaste como si nada hubiera ocurrido. Seguiste sonriéndome, hablándome, diciéndome aquellas cosas que yo tanto deseaba escuchar. Y volví a creer en los Romeo y Julieta que me prometiste. 








4 comentarios:

  1. Mi tema favorito para leer es el amor*-* y tu entrada es genial<3

    ¿Me leerias?:) Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues de amor en mi blog hay para hartarse! Jaja muchas gracias, en cuanto actualices me paso, ya lo sabes :)

    ResponderEliminar
  3. Ay señor... ¿Como es posible escribir tan bien? :)

    ResponderEliminar
  4. Pues como tú :) muchas gracias por pasarte lectora incansable:D

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.