Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

domingo, 25 de septiembre de 2011

Try to tear me down,

Se encierra en su habitación. No quiere saber nada de nadie. No quiere escuchar nada del exterior. Sólo se oye fluir las lágrimas sobre su rostro. Un gemido ahogado procedente de su garganta. Un puñetazo contra la pared. Un grito. 

Tiene ganas de romper algo, como a ella se lo han roto. Su corazón yace sobre el frío suelo. Abierto, roto, sangrando. No merece la pena arreglarlo. Nunca volverá a ser el mismo, ni siquiera ella tiene medios para hacerlo. Porque él era el único mecánico capaz de hacer funcionar correctamente su corazón. Hoy, éste ha dado su último latido. Hoy, aquel que lo hacía bombear ha dicho su último adiós. 

Ella sabe que va a tener que levantarse. No va ser fácil, la caída ha sido desde un lugar demasiado alto. Le ha parecido que saltaba desde un rascacielos. 

Pero no se puede quedar en el suelo, no puede sangrar como su pequeño corazón. Tiene que recoger las lágrimas y guardarlas. Guardarlas para cuando vuelva a caer desde el rascacielos. 

Se apoya en una mano. Con la otra se seca la cara. Abre la puerta, sale a la luz. Sabe que sólo el viento puede llevarse todo aquello que él ha dejado sobre su cuerpo. Culpa, decepción, tristeza, una tristeza muy profunda. Lejanía, distancia. Él ha podido empujarla desde el bordillo, ha podido estrujar su corazón, ha podido destruirle el cerebro. Pero lo que nunca podrá evitar es que esta pequeña gran luchadora se vuelva a levantar. 


6 comentarios:

  1. Sin palabras.
    Siempre después de una caída podremos admirar desde el cielo, como hemos abierto nuestras alas y hemos dejado atrás ese suelo que nos mantenía arrastras.

    Seca esas lágrimas de tristeza, y sustitúyelas por una de felicidad, otra de amor, otra de cariño y otra de amistad:)

    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias preciosa! me alegro de que te haya gustado :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! (:
    Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado *-*
    ¡Te sigo! :D
    ¿Podrías pasarte pro el mío, por favor? :3
    http://madrugadasporparis.blogspot.com/
    Gracias <3

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito el post.
    si te gusta la poesía te invito al mio.
    feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Cinta, mil gracias por seguirme, ahora mismo me paso por tu blog! A Peach destellodecolor, me alegro de que te haya gustado. Y a Ricardo Miñana, ahora miro tu blog. Muchas gracias por comentar :)

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.