Aquí puedes encontrar lo que tengo, lo que pienso y lo que soy. Es mi pequeño desastre y tú, desde este instante, tienes la oportunidad de rebuscar en él. Tu opinión es la que más me interesa, así que déjame oírla. Todos los textos de este blog me pertenecen, así que sé original y hazlo mejor que yo.
·································································· Twitter ·················· Youtube ················· Tumblr ················· Flickr ··········································································

Carteros que se perdieron

lunes, 12 de septiembre de 2011

Insecure


Sandra pinta un gran corazón rojo y al lado dibuja un signo de interrogación. Realiza este tipo de jeroglíficos para expresarse o desahogarse. Un manera curiosa de hacerlo, sin duda.  Pero para Lucía, su mejor amiga, ya son más que conocidos. Hasta los sabe descifrar. 

Lucía encuentra a su mejor amiga tumbada en el sofá, vestida con una sudadera gris, demasiado grande para su fino cuerpo. Halla el papelito con el corazón encima de la mesa. No le hace falta preguntar. Sabe que lo ha hecho ella, y bueno, más o menos se imagina lo que puede haber pasado. Sandra sólo utiliza esa sudadera cuando está en estado depresivo, como ella misma lo llama. 

-¿Qué ha pasado?-le pregunta Lucía con voz suave, mientras se sienta a su lado, Sandra encoge las piernas para dejarle sitio en el sofá. Se incorpora y se seca el rostro. Había estado llorando. Lucía la abraza cuidadosamente.-Cuéntame.

-Es que...es que ya no aguanto más.-dice Sandra entre pequeños sollozos-No sé ya ni lo que siento, Lucía. Tampoco sé lo que siente él, ¿y si esto es el final? Me da la impresión de que no le importo nada, y estoy hecha una mierda y...

-Shh.-Lucía la mira a los ojos-Estás insegura, eso es todo. Pero no es nada malo. A veces, en la vida tenemos que estar dudando de algo para encontrarle el verdadero sentido. Y con los sentimientos aún más. Muchas veces nos cuesta describir lo que sentimos aquí dentro-susurra Lucía mientras se señala el corazón-pero sólo porque queremos hacerlo. No es necesario convencernos de que lo sentimos, simplemente, cuando sea el momento lo sentiremos. ¿No crees?

Sandra sonríe. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier cosa que digas, lo que te ha producido esta entrada, si te ha gustado, si tienes alguna crítica constructiva que aportar, si te has sentido identificado...¡cualquier cosa! Será bien recibida, y me sacará una sonrisa que te hayas molestado en dejarme un comentario. ¡Muchísimas gracias pequeño soñador!

PD: Respondo a los comentarios en tu blog, así que no te preocupes que tan rápido como me sea posible te contestaré pasándome por tu rincón.